Bolivia, historias por contar.

Palabras escritas antes del viaje:

“Una secuencia de sucesos, previstos e imprevistos,

un detalle de emociones pensadas e impensadas,

una historia por hacer, vivir y disfrutar”.

Junto a Gonzalo y  Simón, nos embarcamos en una travesía de ensueño para nosotros.

Ese es Gonflickr

Ese es Simón trovador

Comenzamos esto el 22 de Mayo a eso de las 8.30 en una estación de metro, más o menos de esta forma según mi sentir:  “Cada vagón estaba llenísimo, nosotros con nuestras mochilas a espaldas batallamos en ese gentío cotidiano y depresivo… eso ya nos empezó a agotar psicológicamente de manera innecesaria (…)”.

Nuestro vuelo no tuvo contratiempos, primero hicimos escala en Iquique, previo a nuestro destino. “Una ciudad desértica, desolada y aburrida. Nosotros solo pensábamos en la altura de la Paz y en nuestra hidalguía que se vería a prueba.”

En mis notas no escribí sobre la adaptación a la altura en nuestra llegada a La Paz, seguramente no fue tema para escribir, pero lo que sí fue tema eran nuestros anfitriones, un matrimonio cubanobolivianoamericano jajaja quienes nos brindaron hospitalidad y amistad siempre. El momento de conocerlos fue mas menos así:

“Primero conversamos con Eduardo, sus ojos verdosos de expresión limpia y serena nos invitaron en cada momento a estar como en casa. Luego, Cintya llegó a saludarnos, muy cordial y extrovertida, siempre dispone de todas las energías para organizarnos las visitas a cada lugar que tenemos pensado ir, y por supuesto que esto no está para nada de más”.

Al siguiente día ya comenzamos a vivir Bolivia. “… recorrimos las calles de La Paz buscando fotografías que llenaran nuestra hambre de capturas, que segaran nuestras ideas y que llenaran nuestros corazones”

Fue muy lindo este momento, cuando el artesano de Guitarras nos saludó cordialmente, luego Simón quiso probar una de sus guitarras, fue ahí cuando él se pronunció y dijo: “Una cancioncita de Victor Jara”. Momento inolvidable, más aún cuando al despedirnos nos dimos cuenta que era ciego, y a pesar de su discapacidad, diseñaba y armaba con sus propias manos los instrumentos. “Vuelvan cuando quieran”, fue lo último que le escuchamos decir.

Este soy yo, en el baño del museo de la Iglesia San Francisco 

Entonces la noche del 23 de Mayo, pasamos un rato sentados en La Paz, esperando nuestro bus con rumbo a Uyuni…

“Finalmente cayó la noche, nuestros cuerpos yacían cansados y nuestras mentes esperaban por un descanso.

Bajo la gran Luna llena nos sentamos por largas horas, en una especie de anfiteatro a un costado de la Iglesia San Francisco. Ahí fue donde impávidos observamos la rutina de una ciudad remolino, donde confluyen miles de sueños, esperanzas y anhelos.

Nuestro bus esperaba ser el transporte de nuestra hidalguía a Uyuni, sería un viaje largo, toda una noche sin saber por donde iríamos, quizás debido a esto que la antesala nos tenía callados y raros de corazón”.

[soundcloud url=”http://api.soundcloud.com/tracks/13993755″ params=”color=ff6600&auto_play=true&show_artwork=false” width=” 100%” height=”166″ iframe=”true” /]

Share onFacebook Tweet toTwitter Pin onPinterest EmailSubscribe
Juana Rosa Escanilla Olivos - 04/10/2013 - 19:45

¡¡Ho!!! Me emocione leyendo, e imaginando las situaciones, de tus aventura junto a tus amigos., Siempre desde niña me gusto la literatura escrita con sentimiento, cada libro, cada historia que leía, me la imaginaba y en cada fotografías buscaba las expresiones de las personas, y tu pequeño relato me hizo por un minuto regresar a mi niñez, ya que mientras leía me acorde de mi madre, quien fue la que siempre incentivó en mi el arte de leer. Ya que a ella le gustaba mucho la literatura en común, pero las poesías eran sus favoritas. Ese habito de la lectura, que aprendí, es uno de mis tesoros. Querido Gino, te felicito por que tu percibes las cosas y las personas atraves del arte de la Fotografía. Es un hermoso don que posees, cuídalo, compártelo y disfrútalo. Desde el Norte de Chile, un gran abrazooooooooo Te quiero muchoooooooo

Tamara Fernández López - 04/10/2013 - 20:47

Que hermoso ver un pedacito de todo ese viaje :) El afilador de cuchillos es un mundo en sí mismo. Bellísima, la amé. Un Abrazo!

Nicolas Madrid - 07/10/2013 - 04:57

Buena tema de Gustavo Santaolalla (official), solo conocía su trabajo en Bajofondo … me gustó. Y lo de Iquique.. wow, que drástico, pero está bien.. buen sitio!

Gonzalo Fuentes - 07/10/2013 - 17:12

genial tu pagina!